Tomada de la edición impresa del Martes, 12 Julio 2011

¿Por qué las personas se divorcian?

En la última década el matrimonio disminuyó un 0,10% y los divorcios aumentaron un 68,87%

¿Por qué las  personas se divorcian?
Foto: John Guevara - cortesía

Francisca Ovando / Quito

Cuando las parejas contraen matrimonio no se piensa en que algún día se divorciarán, sino que su amor durará por el resto de sus vidas. Según las últimas investigaciones publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en la última década el matrimonio disminuyó un 0,10% mientras que los divorcios aumentaron un 68,87%. Aquello demuestra que las parejas ya no dudan mucho cuando toman la decisión de seguir cada uno por su lado.

“Esto se da por una condición de ruptura de época. Antes las personas podían sostener un matrimonio por un principio moral y cristiano. Cuando se abre esta posibilidad de que se arrepientan de haber generado un lazo duradero, comienza a aumentar este fenómeno”, manifestó el psicoanalista ambateño Becquer Reyes, quien ha trabajado con varias parejas que atraviesan problemas en su relación de casados.

Las causas por las cuales un hombre y una mujer deciden poner fin a su matrimonio son diversas, pero entre las más comunes están los celos, la infidelidad, la familia, tipos de personalidad, monotonía, entre otras.

1. Convivencia. Generalmente las parejas que logran estar juntas son las que pueden sobrellevar las crisis. Pero hay las que no logran pasarlas. Uno de los primeros inconvenientes que existen en los matrimonios es el cambio en el modo de vida.

Por ejemplo, no es lo mismo pelearse cuando son enamorados, ya que en este caso cada quien se va a su casa. En lo que respecta a los casados, se pelean y tienen que quedarse bajo el mismo techo. Este estado de convivencia -a veces- los satura y comienzan las discusiones. Una pareja se sostiene por la construcción de objetivos comunes.

Hay parejas que evitan la separación al tener un hijo o comienzan a construir varios planes a futuro.

“Los hijos pesan en una relación porque ya no es la misma condición. Los hijos van a marcar una duda mayor al momento de separarse, aunque el divorcio no debería marcar a los hijos. El problema está en la forma en que se separan, que siempre tiende a ser de una forma violenta”, expresó Becquer Reyes.

2. Celos. Siempre estará presente el tema de propiedad sobre la otra persona. Hay muchos hombres casados que dicen: “me da lo mismo ser fiel e infiel, igual me van a acusar de eso”. En la mayoría de las relaciones, las mujeres piensan que sus esposos son infieles, sea o no cierto eso. Por el lado del hombre hay los celos de la posibilidad, y no dicen a su esposa: “tú me engañas”, sino: “tú me puedes engañar”.

Cuando estos cuestionamientos llegan a un punto constante, uno de los dos se cansa, por la falta de confianza en el otro que provoca inseguridad. Cuando la vida en pareja se convierte intolerable, entonces se separan.

3. Tipos de personalidad. Otro de los aspectos que llevan al divorcio de una pareja es cuando no comparten las mismas formas de vida. Habrá personas que sean más compatibles que otras. La personalidad de cada uno se va a notar en lo cotidiano. En la etapa de enamoramiento hay un estado de ilusión muy alto en el que se idealiza a la otra persona y casi siempre solo se ve sus cualidades.

“Los malos tratos o actitud hostil y el abandono, son  dos aspectos que aparecen con el tiempo en una relación y causantes del divorcio. Una agresión mayor crece y se convierte en una actitud incomprensible en el hogar. Es ahí cuando prefieren separarse”, indicó el abogado Rubén Aguirre, quien desde hace más de 14 años tramita divorcios y está consciente del incremento de las separaciones en el país.

4. La familia. Una de las consideraciones que las personas no toman en cuenta cuando deciden vivir en pareja es la familia. En Ecuador la familia es importante porque marca un núcleo de la sociedad y los valores.

Las figuras que más autoridad tienen dentro del círculo familiar son las que logran desnivelar un matrimonio. No es lo mismo que un primo desapruebe una relación, a que sea la madre o padre de uno de los casados.

Esto es más evidente cuando existe un nivel de dependencia de los hombres hacia la madre, y salen a la luz comentarios, como: “nadie cocina como mi madre”, o “mi madre es la mejor”. En ese momento aparece otra queja muy típica en las parejas: No me das el lugar que merezco.

5. Infidelidad. Muchas mujeres soportan la infidelidad por tradición. Actualmente esto se da muy poco porque la mujer ya no es vista como propiedad.

“Se podría decir que los hombres engañan más, pero las mujeres lo hacen mejor porque no se dan a notar. Las separaciones se dan más en las infidelidades de hombres, y se piensa que esto ocurre cuando la relación llega a la monotonía, entonces cualquiera de los dos busca una aventura.

Por eso las infidelidades en el matrimonio se dan cuando ha pasado cierto tiempo, si se produce inmediatamente es por costumbre”, agregó el psicoanalista Becquer Reyes.

6. Monotonía. Es un vacío de expectativas de vida. Muchos deciden tomar terapia para mejorar su relación, pero generalmente son las mujeres las que continúan en este proceso. Los hombres tienen cierto rechazo a las terapias porque generalmente la culpa recae en ellos. Por lo general se dice que una relación es de dos, pero cuando hay un error la culpa casi siempre es del hombre. Se los acusa y huyen.

7. Éxito de la mujer. Los cambios que la mujer ha realizado durante los últimos años también llevan al divorcio. Cuando una mujer logra ganar más que su esposo, la mayoría no lo tolera. Esto depende de cierto nivel de machismo que existe en nuestra sociedad.

Hay hombres que deciden separarse porque su esposa gana tres veces más que él, y sabe que no va a poder ganar más que ella. En ese momento aparece el fenómeno de: mujeres exitosas y solas. “No soportamos a una mujer exitosa porque estamos acostumbradas a llevar el control, y si eso no pasa son comunes las burlas entre amigos.

El hombre mantenido no es bien visto en la sociedad, pero en la mujer eso no es un problema”, dijo Javier Molina, quien decidió separarse de su esposa por esta situación.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.