Tomada de la edición impresa del Sábado, 16 Julio 2011

Jama, Don Juan, El Matal y Punta Blanca, cuatro destinos manabitas con cautivantes atardeceres

La zona norte de la provincia ofrece al visitante kilómetros de playa y deliciosa gastronomía

Jama, Don Juan, El Matal  y Punta Blanca, cuatro destinos manabitas con cautivantes atardeceres
Foto: John Guevara
Punta Blanca, una playa ‘escondida’ y sin presencia de negocios y nativos.

Johanna Quijano Sierra / Manabí

En cualquier época del año, las playas manabitas se muestran en su máximo esplendor, pero de manera especial en verano, meses en los cuales estos escenarios se vuelven más acogedores, debido a la refrescante brisa que se percibe en cada uno de los rincones de Manabí, y a los espectaculares atardeceres que se desprenden en sus balnearios.

Sus amplias playas, su exquisita gastronomía y la hospitalidad de su gente hacen de Manabí, una ‘tierra prometida’ y lista para recibir a miles de visitantes, quienes encuentran en ella distracción sana y fácil acceso.

Uno de los cantones que más interés genera a nivel nacional es Jama. Su excelente ubicación geográfica permite brindar al visitante bosques húmedos tropicales y playas, todo en una misma ciudad, alejados del bullicio y la cotidianidad de la vida.

Jama, conocido también como “Rincón del edén del paraíso”, en los últimos años, según datos de la Dirección Provincial de Turismo (Manabí), ha registrado incrementos en el ingreso de turistas, que en estas épocas provienen con mayor afluencia de la Sierra, quienes aprovechan sus vacaciones para descansar en estas acogedoras playas.

A pocos minutos de la ciudad de Jama, se encuentra la playa Don Juan, específicamente a un costado de la vía que conecta Pedernales con este cantón. Desde que Ud. toma este camino, las palmeras y su camino empedrado lo reciben. En ella no se registran hostales, ni hoteles, es más bien un destino para pasar un día relajado, hacer deporte y sumergirse en las refrescantes aguas del mar.

Un poco más hacia el norte, en la misma ruta, usted encuentra a El Matal, la “playa escondida”, que es el lugar ideal para que las parejitas se den cita y den riendas sueltas a su imaginación. Un destino rodeado de montañas y de arena blanca; y con agua de un intenso color azul. La gran cantidad de rocas y vegetación, típica de la zona, hacen de este lugar un paraíso.

Finalmente, y antes de llegar a Canoa, se ubica a la playa de Punta Blanca.

Otra de las opciones que usted puede tener a su alcance es Tasaste o “la playa del amor”, una formación geológica de 10 metros de altura, aproximadamente. Un verdadero hábitat de aves marinas, que al subir la marea cubre en su totalidad la piedra del amor.

Y para quienes les gusta la excursión, Jama ofrece también espacios para caminatas, como el Cerro Nueve, ubicado al sureste de Jama, rodeado por árboles maderables como: tillo, amarillo, guayacanes, cedro rojo, bálsamo, laurel, balsa, orquídeas, entre otros. Es un sitio ideal para la observación de la flora y fauna, donde se aprecia además una increíble vista panorámica de toda la ciudad.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.