Tomada de la edición impresa del Domingo, 16 Septiembre 2012

Educar al niño y no castigar al hombre

La Policía Nacional incentivó a los jóvenes al rechazo de los estupefacientes, a través de un concurso de murales.

Foto: Karly Torres
Los estudiantes demostraron esmero, dedicación y mucha creatividad al momento de plasmar sus ideas.

MARCO ANTONIO PIZA ∙ GUAYAQUIL

Con la finalidad de disminuir la violencia, la tenencia de armas y  la adicción a las drogas se realizó ayer el concurso ‘Pintando sonrisas’, organizado por la Policía Nacional del Ecuador, distrito sur.

Alrededor de 160 alumnos de 8 diferentes planteles educativos de la ciudad como el Monseñor Leonidas Proaño, Antonio José de Sucre, Francisco de Orellana y Liceo Albonor se reunieron con la meta de pintar un mural o grafito sobre una de las paredes del cuartel sur, ubicado en la cooperativa Luis Chiriboga Parra, sector de La Cartonera.

La obra de arte debía ser temática en contra de la violencia y el no consumo de estupefacientes.  

La iniciativa ‘Pintando sonrisas’ forma parte del proyecto Escuela Segura, que viene desarrollando la Policía Nacional desde hace tres años, a través de charlas educativas, campeonatos de indor y sesiones de bailoterapia.  

La principal meta del proyecto  es aumentar la seguridad en las escuelas y colegios, concienciar sobre el uso de armas de fuego, y contrarrestar el comportamiento agresivo de los jóvenes mediante procesos de formación.   

Escuchando música tropical, y con los bailes de la agrupación femenina Sensación Urbana, al estilo tecnocumbia, desde la mañana los estudiantes pintaron sus respectivos murales muy motivados, ya que para muchos era la primera vez que decoraban un grafito.    

Segundo Romero, psicólogo de la institución policial y coordinador del plan, afirmó que esta actividad  comunitaria sirve para sociabilizar a los ciudadanos. Al mismo tiempo evita que los estudiantes puedan convertirse en  víctimas de la agresividad en las calles, o el tráfico de sustancias psicotrópicas.    

“A través de este proyecto deseamos que las personas vean que el policía es su amigo, porque nuestra labor es de prevención y no de represión, como a veces se tiene imagen”, indicó.  

Además, se tiene previsto desarrollar un mapa de seguridad en las diferentes unidades educativas de la ciudad, ya que no en todas existe el mismo nivel de riesgo, señaló el capitán Freddy González, de la Policía.

Daniel Caicedo, estudiante del colegio Monseñor Leonidas Proaño, y participante, mencionó que este plan es muy importante para los jóvenes ya que los ayuda a no caer en el vicio.  “Con el arte se puede lograr muchas cosas; creo que sí es posible salir adelante si alguien ha caído en las drogas, porque se lo debe ayudar para que se recupere en vez de discriminarlo”, expresó.  

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.