Tomada de la edición impresa del Viernes, 27 Diciembre 2013

Monigotes gigantes se quemarán en enero

Personajes como Thor, Monster Inc, Ghost Rider, el duende verde, entre otros, son un atractivo en el suburbio de Guayaquil

Foto: Miguel Castro

Mi Guayaquil / PP El Verdadero

Michael Jordan y otros jugadores de la película ‘Space Jam’ son algunas de las principales atracciones a lo largo del suburbio de Guayaquil en este año. Sin embargo estas majestuosas criaturas y demás monigotes gigantes no serán quemados el próximo martes como los años viejos que se ofrecen en la calle 6 de Marzo.

Richard Guambo López, de 34 años, mentalizador de los Space Jam, señaló que el año viejo se lo incendiará el próximo 11 de enero, cinco días después de lo acostumbrado, pues necesitan recuperar el dinero invertido.

Según Richard, es por este motivo que junto a su amigo Carlos (23) optaron por alargar la fecha -impuestas por ellos- de la quemazón para obtener más ingresos económicos.

“Hemos gastado cerca de ochocientos dólares en la compra de los materiales para su construcción ya que nadie en el barrio nos colaboró con cartón, madera ni otros elementos”, indicó.

Agregó que para reponer una parte de lo invertido cobrarán desde $ 3 a $ 5 por ingresar al sitio, donde están los gigantes, y tomarse una foto.

Pedro Sánchez Salazar, de 18 años, montó hace dos meses y medio la estructura de su muñeco. Él realizó a Mazinkaiser, la última versión mejorada de la serie japonesa Mazinger Z.

Según Sánchez, el monigote de unos 20 metros de alto fue hecho por moradores de la Pedro Pablo Gómez y calle 15, en donde adolescentes de otros sectores aledaños también se acercaron para ayudar.

“Mucha gente piensa que quienes elaboran años viejos son vagos y los miran mal como si fueran fumones o ladrones solo porque nos ven mal vestidos, pero tenemos nuestros trabajos y estudios”, puntualizó.

Sánchez, quien es diseñador gráfico, manifestó que esa situación le molesta, “pues por culpa de unos cuantos dañados encasillan a los demás jóvenes trabajadores”.

Con él coincidió John Mendoza, de 23 años, quien junto a tres amigos le dio forma a Ghost Rider, ‘el cazador fantasma’, en la calle Capitán Nájera y la 16.

Mendoza mencionó que -a pesar de que le gritan vago en el sector- organiza el tiempo de sus estudios con el horario de trabajo de sus vecinos del barrio para darle los últimos retoques al muñeco.

Él afirmó que no quemarán el año viejo el 31 de diciembre. La idea es permitir que los niños que no tuvieron la oportunidad de tener un monigote propio puedan fotografiarse con el de su preferencia. Además, de  recuperar el dinero que se invirtió para la compra del papel y la madera.

“Tenemos una deuda de mil dólares con una ferretería de la zona, pues nos fiaron los materiales. Ahora tenemos que pagar de alguna forma, por ese motivo cobraremos  hasta 2 dólares”, dijo.

El primer jefe del Cuerpo de Bomberos, Martín Cucalón, explicó que en enero -pese a que existe una ordenanza municipal para la quema de años viejos- siempre acuden a los suburbios para vigilar de cerca y controlar las altas llamas.

“Aproximadamente 50 bomberos con motobombas asisten al lugar y piden que los muñecos sean partidos en tres partes para evitar alguna desgracia”, señaló.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.