Tomada de la edición impresa del Miércoles, 24 Octubre 2012

Carcelén se apoya en la comunidad

La Supermanzana C es un sector que crece con actividades para sus moradores. Esta es la única casa comunitaria sin fines de lucro

Foto: Miguel Jiménez
Los habitantes del sector trabajan de la mano con la Policía comunitaria, pero no han logrado erradicar la presencia de pandillas y delincuentes que amedrentan en la zona.

Silvia Vásquez / Quito

El impulso y la unidad de 350 familias que residen en la Supermanzana C de Carcelén, dieron como resultado buenas relaciones entre vecinos y varias actividades de forma gratuita.

La organización barrial inició en el 2009, luego que, por 25 años, otros representantes del sector se tomaran las instalaciones con fines privados y lucrativos, indicó Diana Cabascango, presidenta del barrio Supermanzana C.

Tras arduas luchas lograron conseguir que se abran las puertas de la casa comunal, para así poder ofrecer servicios de calidad sin costo.

Los dirigentes lograron adecuar los espacios con ayuda de la empresa privada, que donaron los equipos de amplificación. “Ahora se dictan talleres de arte, bailoterapia, capacitación en manualidades y ordenanzas municipales, aseguró Cabascango.

Luis Aníbal Toapanta, asesor jurídico, comentó que el sector es el único que mantiene sus puertas abiertas, ya que hay cuatro casas barriales que están cerradas, o donde hay que pagar los   cursos que se dictan.

“No tenemos nada, pero en  el espacio comunitario hacemos nuestras actividades y somos felices”, comentó Margarita de Egas, moradora del sitio.  

Hasta el lugar llegan vecinos de otros barrios, confirmó Elena Carrillo, quien viene desde Ponceano, con su grupo de danza para repasar sus coreografías.

“Por nuestro sector no tenemos una casa comunal y en otros lugares hay que pagar, por eso   pedimos el espacio, este lugar está lejos, pero gratis”, aclaró Carrillo.

Parte de la integración ciudadana consiste en dialogar con la policía  sobre los problemas que se dan con la creciente delincuencia, y también en conocer otros temas sociales que pueden ser erradicados desde el hogar, explicó Cabascango.

Para el 2013 se busca que este barrio sea integrado al presupuesto municipal y así contar con recursos propios.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.