Tomada de la edición impresa del Sábado, 19 Mayo 2012

Pusuquí crece en forma ordenada y planificada

Las ordenanzas municipales para este sector del norte de Quito están orientadas a la convivencia y mejorar el reordenamiento.

Pusuquí crece en forma ordenada y planificada
Foto: Miguel Jiménez
Las constructoras trabajan con el sistema del pago del 30% del valor del bien y el 70% con financiamiento del IESS.

Silvia Vásquez / Quito

Al borde de la autopista Manuel Córdova Galarza, que conduce a la ciudad Mitad del Mundo y a pocos minutos de la salida norte de Quito, se encuentra Pusuquí. Este sitio en los últimos años ha tenido un considerable crecimiento poblacional.

Las construcciones de conjuntos y planes habitacionales en esta zona, considerada seca por la poca presencia de lluvias y sus tierras áridas, se someten a ciertas normas establecidas por las ordenanzas municipales.

Para construir cualquier tipo de proyecto la ordenanza estipula dejar desde el eje de la vía, 25 metros. Además, se deben tener en cuenta 10 metros adicionales establecidos por la norma de retiro de protección de la vía. La reglamentación obedece a que la autopista Manuel Córdova Galarza tiene prevista una ampliación, a futuro.

En el sector que pertenece a la  parroquia Pomasqui, cada vez hay más conjuntos habitacionales. Este crecimiento urbanístico ayuda al aumento de la plusvalía de la zona.

Solamente la Mutualista Pichincha tiene tres proyectos (Los Alisos, Los Olivos y Ciudad Dos Hemisferios). Todos están totalmente vendidos. Enfrente de estos proyectos, que suman más de 500 nuevas viviendas, la constructora Delta 2000 cimentó la urbanización Los Cántaros, que también contempló cuatro etapas. Con la apertura para los créditos hipotecarios existe gran demanda para adquirir viviendas en este sector.

Olga Arias adquirió una casa en el conjunto habitacional Los Olivos. Ella aduce que escogió el lugar porque tiene todos los servicios básicos y el clima es propicio para mantener un buen estado de salud.
Las viviendas están construidas con el sistema tradicional, con hormigón armado y áreas verdes.
Hermel Flores, presidente de la Cámara de la Construcción de Quito, afirma que las autorizaciones fueron dadas para el área de Pusuquí y hacia los Valles, porque estas zonas están alejadas de la ciudad y los costos de los terrenos son menores, lo que genera optimización de recursos.
Pese a que el Municipio promueve el crecimiento vertical y no horizontal, las construcciones continuarán debido a los beneficios que ofrece este sector quiteño.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.