Tomada de la edición impresa del Miércoles, 22 Agosto 2012

El milagro de vida de bebé abandonado

Recién nacido fue hallado dentro de una funda de supermercado estrechamente amarrada. No tenía oxígeno y asombrosamente está sano y salvo

El milagro de vida de bebé abandonado
Foto: William Orellana
El recién nacido permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital del Niño Francisco de Ycaza Bustamente. Tendrá que estar 4 días en observación.

Karla Naranjo -Redacción Guayaquil

El nudo de la funda plástica donde estaba un bebé de apenas tres horas de nacido estaba muy apretado, era casi imposible que el oxígeno ingresara. “Es un milagro que esté vivo porque así solo podía sobrevivir de 10 a 15 minutos”, manifestó Max Barrera, líder de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del hospital del Niño Francisco de Ycaza Bustamante, situado en el sur de Guayaquil.

En esta casa asistencial el neonato, quien fue hallado aún con el cordón umbilical, se recupera favorablemente. Pesa 2.860 gramos y tiene 48 centímetros de talla.

“Nació la noche del sábado por parto natural y en condiciones no adecuadas, pero su peso y medida son muestra de que se encuentra en buen estado. Al parecer no querían que viviera porque la funda estaba sumamente apretada sin ningún orificio para oxígeno”, mencionó con un poco de asombro Barrera.

En termocuna
El infante fue ingresado primero al área de Tránsito Neonato donde se le realizó la valoración médica y se lo estabilizó. Posteriormente, la madrugada del domingo, fue llevado al área de Cuidados Intensivos Neonatales donde permanece en una incubadora que le brinda calor y humedad.

“Por el momento no ha requerido de oxígeno y está aislado de todo el ambiente. Tiene riesgo de  infección por obvias razones de su nacimiento extrahospitalario y por eso se le proporcionó antibióticos, aparte tiene conjuntivitis porque fue parto normal y aparentemente su progenitora tenía una infección vaginal”, agregó el líder del área

Los perritos lo encontraron
El recién nacido fue encontrado a las 19:45 del sábado en la terraza del edificio Sur, ubicado cerca del hospital León Becerra, al sur de la urbe porteña. El hallazgo no hubiera sido posible sin la alerta que provocaron los constantes ladridos de los perros que se mostraban alterados por el llanto de la criatura.

Un niño que estaba cerca subió y vio aquella funda de basura. Al abrirla vio al bebé, lleno de sangre. De inmediato llamó a su madre y esta a los agentes del orden. Personal de la Dirección Nacional de Policía Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) tomaron procedimiento y movilizaron al neonato al sanatorio cercano.

Una madre de corazón
Después de que le brindaran los primeros auxilios fue transferido al Francisco de Ycaza Bustamante. El pequeño encontró en una agente de la Dinapen el cariño que su madre le negó al nacer.

Aunque ella debe estar ahí por motivos laborales aseguró que se siente como su progenitora al tener que estar pendiente de él.

“Es un bebé hermoso. Todos los que me ven piensan que soy su madre, pero no”, comentó con una amplia sonrisa.

Junto a ella estaba otro compañero quien rechazó que una madre pueda abandonar a un bebé.

Por lo pronto las investigaciones están en curso para dar con el paradero de la mujer que le negó el amor a su hijo recién nacido.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.