Tomada de la edición impresa del Martes, 06 Diciembre 2011

De fachada era un spa y por dentro, ‘un prostíbulo’

Hasta el lugar llegó la Intendencia de Policía del Guayas

No file selected.
Fotos: Cortesía Intendencia
En el sitio se vendía pornografía y bebidas alcohólicas

Mayra Ordóñez / Guayaquil

En un operativo realizado  durante el fin de semana por la Intendencia de Policía del Guayas se evidenció que en el centro de la urbe un local que se mostraba como Spa, supuestamente funcionaba como prostíbulo clandestino.


Hasta Padre Solano 1.606 entre Esmeraldas y Los Ríos llegaron las autoridades policiales, quienes respondiendo a una denuncia escrita realizada por uno de los moradores del sector, acudieron al sitio en donde los agentes comprobaron lo denunciado.


“Relax Spa” dice un letrero en el sitio, en cuyo interior no solo se constató que funcionaba un posible prostíbulo, sino que también se comercializaban películas pronográficas, bebidas alcohólicas y hasta preservativos, para protegerse.


Según información del intendente Julio César Quiñónez,  el lugar era un centro de perdición en donde hombres presuntamente mantenían relaciones sexuales con otros hombres y también con mujeres. Adicional a ello, durante el operativo se encontró preservativos usados.


Una cama para masajes y una cabina de sauna era la posible pantalla de los administradores y personal que trabajaba en el lugar, para ocultar los actos que se cree, cometían. Pero, desafortunadamente para  ellos eso no impidió la clausura, ya que los instrumentos funcionaban con gas doméstico, lo cual no es permitido por la ley.


Ricardo Castillo, administrador del local, fue puesto a órdenes de la Policía, una vez  descubierto el sitio clandestino. Al momento de la detención, el ejecutivo se encontraba en compañía de un asistente.


El sitio, a decir del Intendente, tenía permiso de funcionamiento de todas las autoridades competentes, pero para cumplir las labores de Spa.


La fachada del lugar lucía como un centro de relajación de lujo, y era difícil sospechar lo  que ocurría dentro. Pero, por la denuncia oportuna de una moradora y por el trabajo del Intendente, se pudo clausurar  y detener a uno de sus propietarios, comentó una persona del sector, que no quiso identificarse.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.