Tomada de la edición impresa del Sábado, 10 Septiembre 2011

Para El Comercio no existe ni El Telégrafo, ni el PP. La gente percibe cuando se la engaña: José Orús

“Hoy en día no pueden poner 100 personas, empleados de ellos mismos, en un plantón. Eso es vergonzoso”

No file selected.

Redacción / Guayaquil

El asesor general de los medios impresos propiedad del Estado, José Orús, durante una entrevista con Rodolfo Baquerizo, en el noticiero matinal de TC Televisión, se refirió a un suplemento que por el Día del Gráfico publicó en días pasados El Comercio, tergiversando la historia de la prensa nacional.

“El Telégrafo se fundó el 16 de febrero de 1884, es decir hace 127 años, y ha estado vigente en la historia nacional de forma imborrable”, dijo.

Para “el olvido, si es que ha sido un olvido” como lo manifestó el entrevistador Baquerizo, “puede haber negligencia, puede haber mala fe, una cosa que no se puede determinar sino con pruebas y no las hay”,  señaló Orús.

“Definitivamente El Telégrafo es un diario que ha tenido una larga trayectoria, es parte de la historia nacional, inauguró la aviación nacional con los vuelos con Elia Liut, en 1920, eso ha sido evidente, se ha querido manipular la información y no solo se elimina a El Telégrafo sino que a PP El Verdadero también se deja de mencionarlo, cuando es un periódico que nació el 2010”, expresó el asesor general de Editogran, empresa editora de los diarios públicos.
“El Estado tiene el más antiguo de los diarios y el más joven y moderno de todos”, insistió.

Actores políticos

Rodolfo Baquerizo preguntó sobre lo que a su manera de ver, podría ser una pugna clara entre los medios escritos no estatales y los estatales, a lo que Orús respondió que “cuando los diarios se quieren convertir en actores políticos, manejar los gobiernos, cambiar los ministros, presionar, caen en una situación difícil, porque hay una especie de juego interpretativo entre lo que es la audiencia de la televisión, la aceptación y lectoría de un medio, con lo que es la aceptación a un gobierno de un Estado”.

El asesor de los medios agregó que no se puede intentar soslayar la gran labor que está haciendo actualmente este gobierno, en los Correos Nacionales, la Aduana, la identificación con el Registro Civil, “son cosas extraordinarias que no se pueden eliminar de un plumazo. Yo veo que muchos de sus colegas de la televisión, cuando presentan los medios impresos, si no les conviene el titular de El Telégrafo, no lo leen o lo tapan. Eso no es periodismo, eso no es libertad y tengo que decirlo”.

Se quiere confundir

En otra parte de la entrevista televisiva, Orús aseguró que a los canales va gente de oposición y dicen lo que quieren decir, pero  una cosa es libertad de opinión y otra es afirmar cosas sin fundamento, y es con lo que se quiere confundir al país.

“Mire lo que ha pasado con la prensa, usted recordará las grandes causas nobles de Guayaquil cuando los diarios guayaquileños convocaban a la gente, decenas de miles a las calles, hoy por hoy, no son capaces de congregar a 100 personas en un plantón”, dijo.

Baquerizo recordó que en la dictadura del 63 el Crnel. Freile Posso dijo que los medios no ponían ni 25 personas en las calles y le pusieron miles.

Orús respondió que parece que “eso fue una premonición y hoy en día esa gente no puede poner en un plantón, con empleados propios, 100 o 200 personas. Eso es vergonzoso”.

Baquerizo inquirió sobre el por qué en los últimos  40 años, el poder de convocatoria de la prensa cayó tanto a lo que el directivo de los medios explicó que eran varias las razones, entre ellas la multiplicidad de canales de comunicación que permiten tener información del país y del mundo al instante.

La gente percibe los sesgos

Sin embargo, otra de las razones de la poca convocatoria de los medios radica también en que “la gente no es tonta, la gente percibe cuando hay sesgo, cuando  se la engaña, cuando se la pretende dirigir, que es lo que está pasando” agregó.

Dijo por otra parte que la gente se da cuenta de que este es un problema entre personas que han cometido errores al afirmar cosas sin fundamento y un gobierno que está haciendo obras por el país, en la parte social, de educación y vialidad.

“Hay una cosa que es fundamental y es el resultado de la medición que se deriva de una elección en la que se puede percibir la aceptación y la credibilidad de un gobierno, por lo que resulta un contrasentido lo que está sucediendo en este momento con los medios de comunicación”, explicó Orús.

La historia no prescribe

El día de ayer,  en otra entrevista con Carlos Rabascal, en CN Plus, Orús se refirió a que el Gobierno hizo bien en rescatar y no cerrar a El Telégrafo, pese a la pérdida de 40 millones de dólares producida en la administración anterior.

De haberlo cerrado, dijo, la oposición hubiera reclamado como un atentado a Guayaquil, pues se trata del Decano de la Prensa Nacional, lo que ahora intentan soslayar.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.