Tomada de la edición impresa del Martes, 21 Agosto 2012

Murió en la moto cuando era trasladado a hospital

‘Choclito’ recibió tres disparos mientras veía el partido de Barcelona en una vereda de la Coop. Unión de Bananeros, al sur de Guayaquil.

Murió en la moto cuando era trasladado a hospital
Foto: William Orellana
La hermana de Rolando Márquez no quería soltar el féretro, pues no aceptaba su partida. La mujer estaba preocupada por su madre.

Karla Naranjo ∙ REDACCIÓN GUAYAQUIL

El ataúd donde reposaba el cuerpo de su hermano se alejaba, a poca velocidad, en el balde de una camioneta color azul, y ella desesperada corría tratando de alcanzarlo. La mujer, quien no quiso identificarse, no aceptaba que su consanguíneo Rolando Edison Márquez Quinde, de 23 años, no estuviera más entre ellos.

El joven, conocido cariñosamente con el apodo de ‘Choclito’, fue asesinado -la tarde del pasado domingo- con tres disparos: en brazo, espalda y tórax, en la Coop. Unión de Bananeros del Guasmo, sur de la urbe. Otro chico conocido como ‘Rengito’ resultó herido con un tiro en la cabeza.

Según testigos, en el sector había un campeonato de fútbol y los deportistas al terminar su juego -mientras otros disputaban el triunfo- se quedaban sentados en la vereda viendo el partido de Barcelona frente al Técnico Universitario.

De un momento a otro un pistolero llegó y le disparó a Márquez, quien trató de correr para salvarse, pero la suerte no lo acompaño. La mañana de ayer las huellas de la violencia aún seguían en el lugar y la gente solo comentaba asombrada.

Uno llegó hasta la intersección donde fue auxiliado ‘Choclito’, un amigo lo subió en una moto para llevarlo de emergencia a la Maternidad del Guasmo, pero apenas manejó una cuadra y el cuerpo se desplomó.

El hombre se fue y dejó el cadáver en la vía, la Policía arribó al sitio y lo cubrió con una sábana. Posteriormente llegó un familiar y desesperada hizo que lo subieran a la patrulla y trasladaran a la mencionada casa de salud. En el lugar solo se comprobó que había fallecido.

Las otras manchas eran de ‘Rengito’, quien alcanzó a esconderse en casa de un vecino que lo movilizó hasta el mismo sanatorio. “Mi yerno estaba muerto y vi al otro herido, su condición era estable. Él tampoco sabía por qué un individuo empezó a disparar”, manifestó.

En la zona, algunas personas mencionaron que ‘Choclito’ era un muchacho avezado y otros agregaron que no andaba en tan buenos pasos. Sin embargo, sus familiares negaron que haya estado involucrado en hechos delictivos y que era pintor, electricista y albañil.

Jacqueline Páez, su suegra, desmintió que a su yerno lo conocieran con el alias de ‘Choclito’ y afirmó que no tenía antecedentes penales.

Ese comentario fue ratificado por Jéssica Arbeláez, su esposa, con quien compartió 6 años de su vida y procreó una niña hace poco más de un año. Se tenía previsto que en su casa sea velado el cuerpo de ‘Choclito’ y esto provocó preocupación en las hermanas de la víctima que llorando le pedían a su cuñada que dejen que su madre, de 73 años, pudiera ver por última vez a su conchito.

© 2014 Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el consentimiento del diario.