Los buenos hábitos financieros nacen de la colaboración y el compromiso familiar

 



Mantener buenos hábitos financieros nos permite vivir con mayor tranquilidad, además de mantener control sobre los gastos y hacer proyecciones más reales en la planificación a futuro.

Para lograr ese balance y tener más probabilidades de éxito, es importante involucrar a toda la familia en este proceso. Es importante, tener claro el objetivo común y el compromiso de cada uno.

Si el grupo familiar está compuesto también por niños, es importante involucrarlos. La infancia es un excelente momento para aprender sobre el manejo del dinero y la importancia de crear buenos hábitos financieros.

Fundación CRISFE explica algunas recomendaciones que las familias pueden tomar en cuenta para iniciar su camino de aprender juntos los buenos hábitos financieros

Nunca es temprano para empezar

Actualmente, existen distintas plataformas, simuladores o talleres, en donde todos los miembros del grupo familiar, sin importar su edad, pueden aprender sobre métodos de ahorro, planificación y cómo gestionar sus gastos. Es importante que todos los integrantes de la familia estén familiarizados con los términos y hábitos de cuidado de la economía, que les permitirán trazarse objetivos comunes.

Economía del hogar, un compromiso de todos

La economía del hogar consiste en la aplicación efectiva y eficiente de lo aprendido en educación financiera. El principio básico de la economía del hogar consiste en que los gastos del grupo familiar sean menores a los ingresos recibidos y poder generar un ahorro mensual. Además, tener una buena administración financiera, permitirá crear inversiones conjuntas para planificar un futuro con más seguridad económica.

Se debe poner en práctica los principios de la economía del hogar no solo cuando se tenga alguna meta, sino que deben convertirse en hábitos diarios que permitan optimizar los recursos de toda la familia.

El uso del dinero necesita una planificación

Es importante visualizar los gastos y planes para cada mes, para todo el año e incluso años siguientes. De esta forma, se puede planificar mejor el uso de tu dinero. Si hay una buena situación económica, no incremente los gastos y destine un monto mayor para un fondo de ahorros. Siempre se producen imprevistos y el tener dinero de soporte en una cuenta, ayudará a solventarlos, sin tener que sacrificar el estilo de vida, adquirir nuevos endeudamientos, e incluso verse en la necesidad de vender algunos bienes.

Para contribuir con la formación de hábitos financieros Fundación CRISFE cuenta con un simulador que hará más fácil la toma de decisiones financieras, crear planes de ahorro y generar más seguridad a tu familia, ya que pone al alcance la realización de: 

Autoevaluación: Permite tener una visión clara de tu situación económica actual.
Presupuesto: Consiste en registrar sus ingresos y gastos basado en su realidad económica, ahí se desplegará la interpretación de los resultados alcanzados.
Plan de ahorro: Permite, según las metas proyectadas y capacidad de ahorro, estimar el tiempo real para cumplirla.
Inversión: Ofrece una guía para evaluar el rendimiento de su dinero y evaluar una inversión de forma inteligente.
Crédito: Calcula la cuota de pago referencial en función del tipo de créditos que puede obtener en el sistema financiero nacional.

Sin duda alguna, si se trabaja en equipo entre todos los miembros del grupo familiar, se siguen hábitos financieros saludables será más sencillo. Se recomienda realizar reuniones periódicas para verificar el estado económico de cada uno y reformular las metas acordes a las necesidades actuales y futuras.


Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente