¿Cómo contribuye una buena alimentación a la felicidad?


Los alimentos no solo son la principal fuente de energía para nuestro organismo, sino que su ingesta puede tener un efecto directo en el estado de ánimo de la persona. Según explica la Dra. Adriana Brito, nutricionista de Vita:

“Cuando la dieta que llevamos es sana y equilibrada, los componentes de los alimentos ayudan a segregar sustancias asociadas con la disminución de tensión y niveles de estrés; por el contrario, cuando existe un consumo excesivo de comida chatarra o mucha restricción calórica, además de las repercusiones físicas (como sobrepeso, obesidad o extrema delgadez), la persona puede experimentar pérdida de concentración, ansiedad, estrés, e incluso depresión”.
.
Lo cierto es que los hábitos alimentarios tienen incidencia en el humor de las personas, por lo que son factores clave para determinar su estado de ánimo. Por ello la representante de Vita explica a continuación cómo contribuye una buena alimentación a la felicidad:

Sobre los elementos que los alimentos deben tener

Para estimular al organismo e incrementar la posibilidad de alcanzar la felicidad, es necesario incorporar ciertos elementos que están presentes en alimentos saludables. Entre los más importantes, la Dra. Brito recomienda los siguientes:

● El triptófano, que es un aminoácido esencial en la nutrición humana, y cuya función principal es ser precursor de serotonina, la llamada hormona de la felicidad. 

“La serotonina genera sensaciones de bienestar, relajación, satisfacción y aumenta la concentración y la autoestima, por ello consumir alimentos que contengan triptófano es fundamental”, manifiesta la especialista. 

Algunos productos que aportan este aminoácido son la avena, las carnes rojas y blancas, las hortalizas y legumbres, los lácteos y huevos.

● La colina es un nutriente necesario para que el cerebro y el sistema nervioso puedan regular la memoria, el enfoque, la coordinación muscular y el estado de ánimo. Este elemento está presente en grandes cantidades en alimentos como la carne y el hígado, el salmón, la leche, el brócoli y los garbanzos.

● La tirosina y la fenilalanina son aminoácidos esenciales para el ser humano, y su déficit provoca malestar, ansiedad, sobrepeso y obesidad. 

“Existen varios productos que podemos incorporar a nuestra dieta para garantizar el consumo de estos aminoácidos; para la tirosina podemos ingerir lácteos, frutos secos, plátano, aguacate y pescado; y para la felanina, carne roja, huevos, lácteos, espárragos y legumbres”, indica la nutricionista de Vita.

● Las vitaminas C y B12 son también primordiales, especialmente cuando se presentan ciclos de estrés por un aumento de ansiedad en la persona. La vitamina B12 (presente en la carne de aves, lácteos y huevos) ayuda a optimizar el estado de ánimo y el rendimiento mental, porque es vital para la producción de serotonina. Por su parte, la vitamina C debe ser consumida a diario, pues su carencia puede conducir a una sensación de fatiga y un sentimiento de tristeza. Si bien esta vitamina se asocia a los frutos cítricos y a varias verduras, es importante saber que también está presente en los lácteos.

Sobre la dieta ideal para alcanzar la felicidad

El bienestar y relajación, y por ende la felicidad, surge como una reacción interna en nuestro organismo, producto de la alimentación que tenga la persona. Esto, según la representante de Vita, se debe a que, con los alimentos, estamos otorgando la materia prima para la síntesis de varias sustancias que influyen en estados de ánimo positivos. Entonces, ¿cómo debe estructurarse una dieta balanceada para alcanzar la felicidad?

● Es sumamente importante cumplir las 5 leyes de la alimentación: que sea variada, equilibrada, adecuada, completa y suficiente para que todas las bondades de los alimentos sean dadas de manera correcta en nuestro organismo, y resultado de ello, influyan en los estados de ánimo.

● El plan debe contar con macronutrientes y micronutrientes debidamente equilibrados, en las 3 comidas principales del día. Estas comidas deben incluir:

- Un carbohidrato complejo como la papa, camote, yuca, verde, o maíz como fuente de energía una porción aproximadamente (1 taza medida casera o 250 ml).

- Un representante de los cárnicos, huevos o lácteos, fuentes de la mayoría de elementos relacionados con los estados de ánimo del individuo.

- Vegetales, que deberán estar presentes, al menos, en las dos comidas principales como almuerzo y merienda.

- Al desayuno se puede agregar una porción pequeña de fruta, que tendrá los elementos necesarios para brindar todos sus beneficios. Una muy buena alternativa a incluir en esta comida, es Vita Avena con Frutas, que aportará energía al cuerpo, contribuyendo a un excelente inicio de día, y además, proporcionará calcio y proteínas. En esta comida también deben estar presentes derivados lácteos (la propia leche, yogurt, o queso) por todos los beneficios nutricionales que representan. Para ello, Vita ofrece una variedad de productos como Vita Leche Entera, Vita Queso Fresco, Vita Queso Mozarella, y Vita Yogur, disponible en sabor natural, frutilla, mora, durazno y guanábana.

● En la media mañana y media tarde se deben incluir las colaciones, que consisten en una porción de fruta y frutos secos como nueces, almendras o maní. Con ello se conseguirá un correcto equilibrio en la dieta y será suficiente para mantener un buen estado de ánimo, buena concentración, y coordinación en niveles normales para el correcto desempeño diario y, en términos generales, una buena salud.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente