Check list de la futura mamá


El nacimiento de un hijo o hija siempre trae mucha ilusión a la familia que, por la emoción, suele pasar por alto algunos preparativos importantes. Para tenerlo todo bajo control y asegurar la salud de la mamá y el bebé, es fundamental armar un check list que comprenda todos los insumos necesarios, considerando que en este período la madre experimentará cambios y tendrá nuevos requerimientos nutricionales, ya que las necesidades de hormonas aumentan en un 50% del nivel normal requerido por la mujer. En algunos casos puede existir una deficiencia de yodo que afectaría de manera significativa el desarrollo del cerebro del bebé, tanto en el útero como después del nacimiento.

“Tener un bebé requiere que toda la familia se adapte a nuevos sonidos, nuevos horarios y nuevas rutinas. La mayoría de las familias pueden adaptarse rápidamente a los cambios, sin embargo, antes de la llegada del bebé, es fundamental prepararse para cubrir las necesidades que surgen durante la gestación y el día cero: el nacimiento. Lo más recomendable es elaborar listas con los implementos requeridos en cada una de las etapas del embarazo, considerando siempre que la suplementación debe ser bajo supervisión médica”, explica la Dra. Estefanía Arias médico de Medicity.

Suplementos esenciales para la mamá y el bebé:

Hierro

El cuerpo usa el hierro para producir una sustancia que permite que los glóbulos rojos transporten oxígeno a todos los órganos y tejidos. En el caso de las mujeres embarazadas, se requiere suplementos de hierro porque consumen el doble de la cantidad recomendada. Con el inicio del embarazo, aumenta el volumen de sangre y, con eso, la necesidad de hierro para proporcionar oxígeno a la madre y al bebé. En algunos casos la deficiencia de hierro puede ocasionar anemia, dificultando el desarrollo del embarazo.

Ácido fólico

El ácido fólico es un tipo de vitamina B, también llamado folato, muy importante para la mujer en estado de gestación. El consumo de este suplemento se recomienda durante y después del embarazo, ya que ayuda a prevenir los defectos del tubo neural que se desarrollan en el vientre, los cuales pueden ocasionar afectaciones de la médula espinal o malformaciones cerebrales. Las afectaciones más comunes son: espina bífida, cuando la médula espinal y la columna vertebral no se cierran completamente; anencefalia, subdesarrollo grave del cerebro y encefalocele, cuando el tejido cerebral está expuesto.

Calcio

El calcio es indispensable para la formación ósea del bebé; interviene en la coagulación de la sangre, el funcionamiento normal del sistema nervioso y los músculos, y favorece al mantenimiento del ritmo cardíaco. La madre necesita proporcionar suficiente calcio al bebé para que el niño se desarrolle y crezca adecuadamente, porque sin él, el cuerpo de la mamá utilizará el calcio almacenado en su propio tejido óseo para las necesidades del bebé. Esto puede aumentar el riesgo de que la madre desarrolle osteoporosis o hacerla más susceptible a fracturas en el futuro.

Yodo

El consumo de yodo es importante para asegurar el correcto desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del bebé. La deficiencia de este mineral puede ocasionar problemas sobre el desarrollo mental y psicomotor del bebé. En ocasiones, la alimentación no llega a cubrir la necesidad de yodo en el embarazo, por tanto, se recomienda tomar un suplemento vitamínico prenatal que contenga yodo desde el momento en que se considere la posibilidad de embarazo y hasta finalizar la lactancia. De igual manera, existen alimentos que contribuyen a una mejor absorción de yodo como los lácteos y sus derivados.

Implementos para los cambios fisiológicos de la futura mamá:

● Para la preparación de los senos para la lactancia es importante contar con implementos claves como cremas o aceites especializados para evitar grietas (por la preparación natural del seno para producir leche), copas especiales para estimular la salir del pezón hacia afuera y sostén que se adapte al crecimiento del seno.

● En esta etapa también es importante cuidar la piel de la madre, sobre todo de la zona del vientre que experimentará un estiramiento importante. Lo más recomendable es tener a la mano cremas o aceites para mantener hidratada a la piel y evitar la aparición de grietas o estrías.

Implementos necesarios para recibir al bebé:

Los preparativos para la llegada del día cero, es decir el día del nacimiento, son claves para tener a la mano todo lo necesario. Los padres deben tener en cuenta la siguiente lista de artículos imprescindibles que se debe llevar al hospital:

● Jabón neutro para bebé, este será de utilidad para no lastimar la piel del recién nacido en sus primeros baños.

● Suero fisiológico, útil al momento del baño o limpieza de zonas delicadas como el cordón umbilical.

● Algodón o esponjas de fibras naturales, para limpiar al momento de realizar los cambios de pañal.

● Pañales, estos pueden ser de talla pequeña o dependiendo el tamaño del bebé.

● Mantas o cobijas, éstas deben ser de algodón para dar calor al bebé al momento de dormir. Percatarse de que los materiales sean hipoalergénicos.

● Ropa cómoda, evitar llevar prendas que cuenten con apliques, telas gruesas o pesadas. Lo más importante es darle comodidad al bebé.

● Guantes para evitar que el bebé se lastime por movimientos involuntarios. Consultar al médico a partir de qué momento los puede usar, ya que es importante que el recién nacido experimente el sentido de tacto.

● Carpeta de mamá, la cual debe contener todos los documentos médicos necesarios: seguro de salud (si aplica), resultados del último chequeo de maternidad y ultrasonido, documentos personales.

● Kit de aseo para la mamá: cepillo y pasta dental.

● Toallas sanitarias para la mamá.

● Pijama para la madre (con facilidades para la lactancia) y zapatillas de dormir.

● Extractor de leche (en caso de ser necesario).

● Protector de pezones.

Lo que no se debe llevar al hospital:

● Fragancias o colonias, suelen tener ingredientes que pueden irritar la piel del recién nacido.

● Chupones, estos no son necesarios en las primeras semanas de vida.

● Y juguetes, suelen ocupar mucho espacio y el bebé aún no los utilizará.

Cabe destacar que, además de estos consejos, es importante acudir a los especialistas a lo largo del embarazo. 

“Un oportuno control en el embarazo será de mucha utilidad para que los padres puedan prepararse previo a la llegada del recién nacido. En lo posible, se debe asistir a los controles prenatales como mínimo una vez al mes o las veces que sean necesarios, es el médico tratante el que podrá guiar a la madre en el consumo de suplementos requeridos según sea el caso”, explicó la Dra. Estefanía Arias de Medicity.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente