Síndrome de Intestino Irritable, una enfermedad que afecta al 10% de la población

El SII tiene una prevalencia de 10 a 20% de la población general,
y tiene un gran impacto en la calidad de vida


El Síndrome de Intestino Irritable (SII), se caracteriza por ser alteraciones del eje cerebro intestino digestivo crónico y recurrente caracterizado por dolores abdominales y alteraciones en la frecuencia o consistencia de las evacuaciones. Existen múltiples factores que se encuentran involucrados en su aparición, como la inflamación intestinal y problemas psicológicos, entre ellos el estrés.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que esta patología se encuentra en el 40 a 60% de los pacientes que sufren depresión, ansiedad u otros problemas de salud mental e incluso trastornos de estado de ánimo. Además, esta patología es hereditaria y se encuentra generalmente en personas menores de 50 años.

Antes de abordar los síntomas del paciente, es fundamental evaluar y tratar cualquier trastorno mental. En la mayoría de los casos, el tratamiento tiende a ser multidisciplinario, incluyendo farmacoterapia y psicoterapia, para lograr el control de los síntomas, y mejorar significativamente la calidad de vida del paciente.

Es importante mantener una buena salud mental y disminuir el estrés, para evitar enfermedades como el SII, que puede provocar limitaciones funcionales, reducción de calidad de vida e incluso aumento de la mortalidad.

Según el Dr. Andrés Mora Núñez, médico especialista de Gastroenterología “es importante la prevención, mantener una dieta balanceada y saludable, hacer ejercicio, tener horarios de comida regulares y estabilidad emocional son pilares esenciales para evitar el desarrollo de esta enfermedad”

El Dr. Andrés Mora comenta que los profesionales de la salud juegan un papel imprescindible en la detección del SII, ya que, con un conocimiento profundo de la historia clínica del paciente, los médicos pueden proporcionar el tratamiento adecuado y personalizado. Las visitas periódicas al médico son vitales, puesto que permiten una detección temprana y una intervención adecuada para prevenir complicaciones a largo plazo.
Artículo Anterior Artículo Siguiente