4 razones por las que el teatro y el cine aportan al aprendizaje del inglés

El dominio del inglés fortalece y le da un valor diferenciador a los perfiles académicos y profesionales, en un mundo que es altamente competitivo. Sin embargo, el proceso de aprendizaje de esta lengua sin duda requiere de esfuerzo, tiempo y dedicación, y en ese camino existe una amplia variedad de cursos y plataformas, cuyos diversos métodos de enseñanza se adaptan a las necesidades e intereses de cada alumno.

A decir de Deborah Chiriboga High, directora general del Centro Ecuatoriano Norteamericano (CEN), “si bien no existe un programa único de aprendizaje, sí contamos en la actualidad con diversas herramientas universales de apoyo que se recomiendan desde la academia, porque pueden ser de gran aporte para facilitar la enseñanza de un nuevo idioma”. Investigaciones de la Universidad de Málaga, la Universitat de les Illes Balears y la UNIR han señalado que el cine y el teatro, por ejemplo, son facilitadores del aprendizaje de una nueva lengua. Estas dos ramas del arte son instrumentos dinámicos que logran cautivar, a través de sus múltiples estímulos auditivos y visuales, hasta a la más dispersa audiencia. Además, la infinidad de temáticas que abordan atienden, de manera casi personalizada, los intereses de cada individuo.

Por ello, la directora del CEN presenta 4 de las principales razones por las cuales consumir teatro y cine en inglés contribuye a reforzar el estudio y dominio de este idioma:

Sobre el teatro

1. Favorece el desarrollo de habilidades

El teatro como metodología de enseñanza de un idioma es una de las más eficientes, ya que aporta en el desarrollo de todas las habilidades que se requieren para este tipo de estudios. Al internalizar una nueva lengua, el alumno necesita fortalecer la lectura, escritura, comprensión y expresión oral. Asimismo, propicia una mejor contextualización de este nuevo idioma, ya que obliga a compartir aspectos no lingüísticos e incluso de referencia cultural. “Así lo vemos evidenciado en los ciclos de microteatro en inglés que producimos anualmente para el disfrute de la ciudadanía, con representaciones de piezas originales de autores estadounidenses, que permiten escuchar el idioma y conocer más sobre la cultura norteamericana”, comenta Chiriboga High.

2. Ofrece un aprendizaje activo

A diferencia de otras tendencias o estilos educativos, el teatro presenta la propuesta más actual y vanguardista de “aprender haciendo”. Ya sea que el alumno forme parte del elenco, representando un personaje (con todo lo que aquello implica); o que presencie la obra desde un auditorio, analizando cada fragmento de la pieza interpretada, a fin de percibir y contextualizar su mensaje; lo cierto es que esta herramienta le permite al estudiante dejar de ser un espectador, y más bien involucrarse activamente en el contenido que se le presenta. Sin duda, el teatro lleva al alumno a ser el centro de su propio aprendizaje, dándole rienda suelta a sus interpretaciones y/o percepciones, lo que al final del día lo llevará a relacionarse de manera más personal con el nuevo idioma.

Sobre el cine

3. Facilita un aprendizaje integral

Podría decirse que el séptimo arte lo tiene todo. El cine es una composición que envuelve música, fotografía, arte, ciencia, literatura y un sinnúmero de disciplinas. Esto permite que, al ser utilizado como un recurso de aprendizaje, el alumno no solo recopile en su cerebro los tiempos gramaticales, sino también los dichos más comunes o la pronunciación de una población específica. Mucho más allá de eso, la diversidad de estímulos que se involucran en el cine hace que el aprendizaje sea mucho más integral, absorbiendo e interpretando representaciones clave de la cultura que envuelve el inglés, las relaciones socioculturales, el lenguaje no verbal, entre muchos otros componentes trascendentales. “El cine aporta una gran riqueza cultural e histórica al aprendizaje de esta nueva lengua, transformando la información adquirida en un nuevo conocimiento, asimilado por la experiencia real que le ofrece al interlocutor, de manera que se educa en la adquisición de expresiones lingüísticas en inglés y sobre la cultura de la época”, afirma la representante del CEN.

4. Aporta versatilidad

El cine que vemos hoy en día, sobre todo en las plataformas de streaming, nos ofrece versatilidad sobre la forma en la que queremos consumir o aprovechar el contenido. Esto lo vemos, por ejemplo, con el uso de los subtítulos. El ver películas en inglés con subtítulos en el idioma nativo del espectador, permitirá aprender poco a poco el significado de nuevas palabras, incorporándolas en su vocabulario. Por otra parte, al consumir la misma película con subtítulos en su idioma original, el estudiante reforzará los modos verbales, la gramática, entre otras aptitudes lingüísticas. Finalmente, cuando se opta por no incorporar subtítulos, el alumno aprenderá a interpretar las situaciones y las terminologías por contexto, lo que será un gran aporte al momento de querer replicar una conversación cotidiana, en un escenario real. “De hecho, este es uno de los principales motivos por los que decidimos organizar el Festival de Cine Made in USA, que este año tendrá su segunda edición, en el que la audiencia podrá disfrutar de películas icónicas del cine norteamericano, al tiempo que fortalecen el dominio del inglés”, detalla la directora.

Artículo Anterior Artículo Siguiente