Comparte tiempo en familia mientras preparas las cenas festivas

Las festividades ofrecen la oportunidad perfecta para reunirse en la cocina y crear platos deliciosos con la ayuda de tus pequeños. Más allá de la diversión, cocinar con los niños durante las fiestas de Navidad y fin de año trae consigo beneficios significativos para su desarrollo. Susan Bowerman, directora de nutrición de Herbalife detalla a continuación 7 aspectos principales que acompañan esta experiencia:

1. Fomentar el aprecio por alimentos saludables: Si los padres son un buen ejemplo para seguir con sus elecciones alimenticias, lo más probable es que sus hijos las imiten. Preparar menús saludables para las cenas con amigos, familia y seres queridos puede ser divertido para los más pequeños de la casa y a la vez les ayuda a los niños a apreciar los alimentos saludables.

2. Animar a los niños a probar nuevos alimentos: Generalmente en estas reuniones decembrinas, se preparan recetas especiales que pueden incluir alimentos diferentes a los que se consumen a diario y es una buena oportunidad para que los niños prueben sabores y texturas distintas. Cuando los niños se involucran en la selección de los ingredientes y la preparación de los alimentos, es más probable que quieran probar sus creaciones. La experiencia de cocinar les ayudará a tener la mente abierta para cuando intenten probar alimentos nuevos.

3. Aumentar la autoestima: Los niños sienten orgullo e independencia cuando cocinan. Los niños aman presumir que “¡Yo lo preparé!”. Cuando los niños son capaces de preparar algo solos y servirlo a la familia en estas fechas especiales, su autoestima aumenta. Ayuda a tus niños al guiarlos para preparar recetas apropiadas para su edad.

4. Aprovechar sus aspectos creativos: En cuanto los niños tengan algunas habilidades fundamentales y aprendan a seguir las instrucciones de las recetas, deberías animarlos a ser creativos. Puedes empezar con una receta básica y sencilla. Una vez que han elaborado sus propias recetas, muchos niños disfrutan de crear su propio recetario.

5. Fomentar los lazos familiares: Pasar tiempo juntos en la cocina puede ser divertido y relajante tanto para niños como para adultos. Muchos niños no necesitan demasiada persuasión para acompañarte en la cocina, así que usa este tiempo para disfrutar el momento juntos y hablar de qué tan buena y saludable será la comida.

6. Mejorar las habilidades motrices: Permitir que tus hijos se involucren en actividades como agitar, mezclar ingredientes, amasar o, si son niños más grandes, picar vegetales es magnífico para mejorar su fuerza motriz, control y coordinación mano-ojo.

7. Aumentar la concentración y la atención: Cocinar involucra seguir instrucciones y pasos de forma correcta para poder obtener un producto final delicioso. Cuando los niños cocinan aprenden a poner atención a cada detalle. Y si quieren comer ese bocadillo o alimento al terminar de cocinar, ¡rápidamente se darán cuenta de que deben concentrarse.

Al planificar las cenas festivas, incluye a los pequeños en la elección de recetas adecuadas para su edad y habilidades. ¡Preparar juntos estas comidas especiales no solo crea momentos memorables sino también habilidades que perdurarán toda la vida!

Artículo Anterior Artículo Siguiente