Vacaciones familiares: ¿Cómo optimizar gastos y proteger al medio ambiente?



Los viajes en familia son una gran oportunidad para pasar tiempo juntos, fortalecer vínculos, y vivir nuevas e inolvidables experiencias. Por otro lado, las vacaciones también representan un gasto considerable de dinero (y más aún cuando el grupo es numeroso), por lo cual, en ocasiones, se postergan o se dejan de lado.

Por fortuna, como explica Francisco Nazati, jefe de Banca Personas de Banco ProCredit, es posible reducir significativamente los costos de estos viajes, y además, contribuir al cuidado del planeta.

Según Nazati, “para poder hacerlo, el primer paso es planificar cada una de las actividades involucradas en las vacaciones familiares, y eso parte desde la elección de las fechas, hasta la compra de boletos aéreos o de transporte terrestre, la reserva del hospedaje, y el tipo de atracciones turísticas que ofrece el lugar al que decidimos ir.”


Considerando que el ciclo escolar en la región Sierra está próximo a culminar, y es en este mes en el que la mayoría de familias empieza a planear sus viajes, el representante de Banco ProCredit presenta a continuación una guía práctica para que las personas puedan optimizar gastos y proteger al medio ambiente durante sus vacaciones familiares:

1. Establecer un presupuesto

Tener claro el presupuesto disponible para las vacaciones es fundamental para evitar gastos en exceso. “Para determinarlo, es importante considerar factores como el número de familiares que viajarán, el tiempo que durará el viaje, y el alojamiento por el que optarán”, dice Nazati. Si se cuenta con suficiente tiempo para esta planificación, se sugiere ahorrar dinero con anticipación. Banco ProCredit, por ejemplo, ofrece asesoramiento y diferentes productos para este fin, como la cuenta Flex Save, que paga un mayor interés en depósitos de lo que haría cualquier otra cuenta de otras entidades.

2. Aprovechar descuentos y promociones de las aerolíneas

Existen múltiples plataformas para la búsqueda de tiquetes aéreos que, dependiendo de la temporada, reflejarán descuentos que serán muy beneficiosos para estos viajes grupales, ya que el costo de los pasajes se reduce significativamente. “Además, existe la opción de viajar en aerolíneas low cost, cuyas tarifas son más económicas y cuya operación cubre un sinnúmero de destinos a nivel mundial”, puntualiza el experto. Esto implica llevar un menor número de maletas, o viajar únicamente con equipaje de mano, pero en la medida en que sea viable, debe ser una alternativa a considerar para ahorrar dinero.

3. Optar por un hospedaje económico

Cuando se trata de vacaciones familiares, el tiempo que se pasa en hoteles, casas o departamentos es mínimo, pues la mayor parte del día se destina a actividades turísticas y/o de entretenimiento. “En ese sentido, la recomendación es buscar hoteles que ofrezcan paquetes grupales baratos, sin que eso signifique pasar por incomodidades; o lo que es mejor aún, elegir uno de los tantos alojamientos económicos disponibles en plataformas digitales en las que los anfitriones ponen a disposición toda la información y material fotográfico necesarios para seleccionar el que mejor se ajuste a las necesidades de la familia”, explica el especialista de Banco ProCredit.

4. Aprovechar los atractivos turísticos gratuitos

Las ciudades alrededor del mundo ofrecen muchos atractivos que no tienen costo alguno para los turistas. Así, por ejemplo, las familias pueden disfrutar de días de playa, juegos y picnics en parques, caminatas y senderismo en paisajes naturales, entre otros. “Por lo general, los administradores de hoteles y/o anfitriones de las casas renteras suelen ser excelentes guías para encontrar este tipo de lugares, que garantizan una experiencia divertida y gratuita”, indica Nazati.

5. Hacer turismo a pie y/o en bicicleta

Si se busca conocer a profundidad las bellezas naturales, arquitectónicas, y en definitiva, la esencia de una ciudad o pueblo, no existe mejor opción que inclinarse por el turismo sostenible, es decir, por recorrer el lugar caminando y/o en bicicleta. “Esto, además de permitirnos disfrutar plenamente de cada rincón turístico que ofrece el destino que visitamos, constituye una movilidad mucho más barata que la vehicular, suele ser más entretenida para los más pequeños del hogar, y aporta enormemente a reducir nuestra huella ecológica”, destaca el representante de Banco ProCredit.

6. Evitar la generación de residuos

Existen una amplia variedad de prácticas que contribuyen a evitar la generación de residuos, cuidando así del medioambiente. Entre las más comunes, y que son ideales para los viajes familiares están: no imprimir los pases de abordar, y más bien descargarlos en el celular; usar un termo grande de agua para no tener que comprar botellas plásticas desechables; y/o llevar bolsas reutilizables, en caso de que se planifique hacer compras.

Siguiendo estos consejos, que constituyen hábitos de ahorro y de conciencia ambiental fáciles de implementar, las familias podrán disfrutar de unas vacaciones económicas y responsables con el planeta.
Artículo Anterior Artículo Siguiente