Construcciones verticales, una tendencia importante en el diseño y la planificación urbana


Desde hace muchos años atrás las ciudades se desarrollan de manera horizontal, era cuando las personas demandaban casas independientes y con espacios amplios. Actualmente, la preservación de espacios verdes y el aumento de la población en las ciudades están llevando a un cambio en el modelo de desarrollo urbano. 

La expansión en vertical se está convirtiendo en una tendencia importante en el diseño y la planificación urbana.

El modelo de expansión en vertical es un desarrollo en altura, de esta manera se ocupa poca superficie del suelo. Esto significa, que ahora en un edificio es posible encontrar varias zonas que brindan comodidad y completan la vivienda como: gimnasio, coworking, zona social, recreativas, áreas verdes, entre otras.

El Arquitecto Joan Proaño, CEO de Proaño, señala que “Este cambio de construcción es ofrecer mejores condiciones de vida a los habitantes, reducir la contaminación ambiental; reducir los tiempos en los desplazamientos de ahí, la generación de construcciones en el norte de Quito, sector de La Carolina donde se encuentra unas de las principales paradas de Metro, y mejorar la calidad de los servicios, además de aprovechar más los espacios y los edificios”.

El especialista destaca que “Los beneficios del urbanismo en vertical es la optimización del suelo, es decir, construir verticalmente en las zonas céntricas es una de las soluciones al incremento geográfico, así como brindar, mayor facilidad para trasladarse lo que ayuda a reducir el uso de los vehículos y, por ende, beneficioso para bajar los índices de contaminación por la utilización de los vehículos y ayudar a la recuperación medioambiental”.

Otro de los beneficios del urbanismo vertical es la reducción de la contaminación, ya que ahorran hasta un 75% de energía y hasta un 90% en las emisiones de contaminantes.

Un dato importante de este tipo de construcción en altura puede contribuir a la densificación del centro urbano, promoviendo una mayor actividad económica, cultural y social en el corazón de la ciudad.

En el caso de Quito, la ciudad ha experimentado un crecimiento en la construcción de edificaciones verticales en diferentes partes de la ciudad. La tendencia hacia la construcción en altura es común en áreas urbanas densamente pobladas y áreas donde el espacio es limitado.

Algunas de las zonas donde se han desarrollado o planeado edificaciones verticales incluyen: La Carolina, alrededor de el emblemático parte; La Floresta y La Mariscal, barrios son conocidos por su vida nocturna y cultural, y también han sido testigos de proyectos de construcción en altura, especialmente en la zona cercana al centro de la ciudad. 

Así también, la zona de los valles como Cumbayá y Tumbaco han experimentado un rápido crecimiento y desarrollo, con la construcción de complejos residenciales y comerciales en altura.
Artículo Anterior Artículo Siguiente