Cuatro años desde el surgimiento del COVID-19, ¿Sigue siendo una amenaza?





A cuatro años de la pandemia de COVID-19, el virus sigue siendo responsable de numerosas defunciones y hospitalizaciones a nivel mundial. Datos reportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 23 de octubre al 19 de noviembre del 2023, muestran que a nivel mundial hay más de medio millón de nuevos casos de infección por COVID19.

A medida que surgen nuevas variantes del virus y disminuye la inmunidad, existe una necesidad urgente de vacunar al público con una dosis de refuerzo

De hecho, el Grupo Asesor Técnico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la Composición de la Vacuna COVID-19 (TAG-CO-VAC) recomienda: “mantener la composición actual del antígeno de la vacuna COVID-19, es decir, un XBB.1.5 monovalente como el de la vacuna COVID-19 actualizada”

Los datos disponibles sugieren que el virus original y las variantes anteriores como Alfa, Beta, Gamma y Delta ya no están presentes en las personas infectadas. 

En su lugar, desde febrero de 2022, las variantes de Ómicron representan más del 98% de las secuencias presentes y constituyen el fondo genético del que probablemente surgirán nuevas variantes del SARS-CoV-2.

De acuerdo con Álvaro Ramírez, gerente médico de la Unidad de Vacunas de Medicamenta: “al dirigirse a las variantes de más fácil transmisión, los refuerzos actualizados de COVID-19 ayudan a proteger contra el virus”.

La vacuna tiene muchas ventajas: ´

● Es la forma más segura y confiable de generar protección a través de anticuerpos, a diferencia de exponerse al virus y enfermar de COVID-19.

● Las vacunas pueden proporcionar protección adicional a las personas que han padecido la enfermedad. Pueden evitar la hospitalización en caso de reinfección.

● Mantenerse al día con las vacunas ayuda a controlar el patrón de oleadas, ya que las vacunas se actualizan para hacer frente a las nuevas variantes preocupantes.

Las vacunas autorizadas actualmente ayudan a prevenir la hospitalización, enfermedad grave y muerte por COVID-19, la protección disminuye a medida que el virus muta a variantes inmunológicamente diferentes de aquellas incluidas en las vacunas originales. Se necesitan nuevas formulaciones de vacunas COVID-19 para mejorar la protección contra la enfermedad sintomática y se seguirán actualizando.

Plataforma ARNm

En este mes se cumplen cuatro años desde que la OMS declaró, el 30 de enero de 2020, emergencia de salud pública de preocupación internacional y desde que se identificó el primer caso de COVID-19, que marcó el inicio de una pandemia que paralizó al mundo, y una carrera científica sin precedentes para desarrollar una vacuna segura y eficaz contra la enfermedad.

La plataforma de ARNm ha permitido dar una respuesta rápida a las variantes emergentes preocupantes, proporcionando la mejor correspondencia posible entre variantes en el menor tiempo posible. Esto incluye versiones dirigidas a las variantes Beta, Delta, Ómicron y ahora XBB.1.5.






Artículo Anterior Artículo Siguiente