La educación ambiental una arista con poca fuerza, pero la fortalecen las empresas privadas



Cada 26 de enero se conmemora el Día Mundial de la Educación Ambiental, esta efeméride nació con la finalidad de concienciar acerca de la importancia de preservar y proteger el ambiente, así como efectuar y participar en iniciativas para su conservación.

Los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas, apuntan a metas significativas como: formar una población mundial consciente y preocupada que tenga conocimiento, aptitud, actitud, motivación y compromiso para trabajar individual y colectivamente en la búsqueda de soluciones para los problemas existentes y para prevenir nuevos.

Para la Unicef solo un 30% de los países de América Latina y el Caribe incluye de manera significativa la educación para el cambio climático en su malla escolar. Si bien, los niños y adolescentes son los menos responsables del cambio climático, hoy por hoy, ellos son los que incentivan a generar cambios ecológicos en los hogares.

También, esta concienciación ha hecho que se deriven en acciones grupales que vienen desde organizaciones y desde el sector privado con miras reducir la huella de carbono en el mundo.

Como es el caso de Essity, empresa líder en higiene y salud, que forma parte de las 100 empresas más sostenibles en el mundo y que, gracias a sus metas ambientales ha efectuado cambios en su producción y sus productos finales. 

“Nuestras metas sostenibles son claras, al 2025 queremos lograr que el 85% de sus materiales de empaque sean renovables o de materiales reciclados y estos, a su vez, sean 100% reciclables. En Ecuador estamos trabajando en disminuir nuestros residuos, la utilización del agua, de la energía y que la mayoría de los bienes finales sean amigables con el ambiente. Además, con mucho orgullo podemos mencionar que somos una empresa que procesa la mayor parte de fibras recicladas que se genera en Ecuador”, aseguró Santiago Rosero, Head of Consumer Goods Essity Ecuador.

Una de las líneas de negocio de Essity es Tork que posee productos de higiene y salud institucional. Y que han implementado un programa exitoso de recuperación y transformación en nuestros dispensadores plásticos desde enero 2023, como una destacada muestra de su compromiso con la sostenibilidad.

“La empresa en el último año, en Ecuador ha recolectado y procesado 5.200 kg. de dispensadores de plástico, colaborando con una recicladora local para darles una nueva utilidad como cubiertos desechables, cascos de seguridad, orejeras y bases estructurales, entre otros”, mencionó Manuel Muñoz, gerente de marca de Tork.

Esta iniciativa busca romper barreras en pro del bienestar del planeta su contribución a la gestión responsable de residuos. Tork reafirma su compromiso continuo con prácticas sostenibles y amigables con el medio ambiente. Estas campañas ayudan a sensibilizar y a que la educación tome fuerza en las escuelas ya que muchas veces los centros educativos se unen a iniciativas privadas aumentando la conciencia verde en los pequeños.

· Las causas y los efectos de cambio climático en el planeta son necesarias conocerlas para tomar consciencia y prevención mediante la educación. Acciones como el reciclaje, energías renovables, circularidad de productos entre otras, son parte de las acciones que contribuyen a la formación ambiental inclusiva y participativa.

· La Unicef, en el 2021, denunció que el 91% de los países de América Latina y el Caribe no incluye en sus leyes y políticas educativas la educación ambiental pese a ser una herramienta clave para cambiar de paradigma ante la crisis climática.



Artículo Anterior Artículo Siguiente