La Gente de mi Tierra Dulce comparte dulzura




En el 2021 San Carlos, líder en la preferencia del consumidor, lanzó la campaña "La tierra más Dulce”, comunicación con propósito basada en la comunidad y gente real, iniciativa que nace de la filosofía de la empresa y que la traslada a los consumidores.

Empezó desde casa, en Marcelino Maridueña, visibilizando la labor extraordinaria de sus dulces habitantes, demostrando que este cantón es el epicentro de la dulzura. Luego en el 2022 extendió su mensaje a nivel nacional, con la campaña 

“Gente de mi Tierra Dulce”, dándose a la tarea de mostrar gente trabajadora de todas las regiones del país con historias inspiradoras de progreso; y donde seis embajadores de la dulzura fueron parte de esta iniciativa narrando sus dulces historias y contándole a todo el país como junto a azúcar San Carlos preparan los más deliciosos postres que comparten con sus comunidades y de esta forma son el sustento de su hogar.

Dado el éxito alcanzado San Carlos quiere contar más historias, sumar a la familia a más embajadores de la dulzura para compartir momentos dulces. Invitarlos a que sean parte de esta iniciativa de apoyo a vendedores, fomentando sus trabajos y cediendo los espacios publicitarios de la marca para visibilizar sus negocios, conectarlos con más clientes e impulsar su crecimiento económico.

Y es así como a raíz de los reportajes en el segmento “Trabajadores urbanos” de TC televisión, San Carlos se contactó con Jofree Navas, un embajador de la dulzura que vende los deliciosos “Churros Fritter Joffre” en el sector de Ceibos en la ciudad de Guayaquil, una labor que realiza desde hace 6 años con amor y dedicación constante, como él manifiesta “este bocado endulza la vida a todos”. Para preparar estos ricos churros, Jofree usa 3 ingredientes: harina, aceite y por supuesto azúcar San Carlos.

También conoció a Susan Quiroga y Aníbal Carvajal en Guayaquil, una joven pareja con la aspiración de formar algún día una empresa grande y generar trabajo. Ellos se dedican a la elaboración de pasteles y cupcakes de varios diseños, labor que realizan desde su domicilio en Sauces mientras cuidan de su pequeña hija. Sus tortas guardan todos los detalles para hacerlas deliciosas y vistosas; acorde indica Susan precisar la decoración puede tomarles hasta 12 horas, dependiendo el motivo solicitado.

“Trabajadores urbanos” también condujo a San Carlos a la “Atenas del Ecuador” donde reside Julio Flores, quien lleva 45 años vendiendo granizados. Él manifiesta que vive de este negocio y que piensa seguir endulzando la vida de sus clientes por mucho tiempo más. “Los granizados de Julio” se pueden disfrutar todos los días, en las afueras del cementerio de Cuenca.

También llegó a Mayra Díaz, una trabajadora urbana a quien la motiva su familia para llevar la deliciosa espumilla a los comensales del centro de Cuenca. Ella prepara y vende espumilla de Guayaba y Mora desde hace más de 20 años, y con mucho empeño recorre las avenidas con su producto, en su canto se refleja la dulzura de su trabajo.

Finalmente, en este recorrido llegó a Quito, donde se contactó con Alexandra Remache, quien prepara el más rico ponche de la capital. Alexandra trabaja por su familia y se siente orgullosa de su oficio y de ser parte de la nueva generación que realiza una labor que antes era solo de hombres. El dulce “ponche de Alexandra” es preparado con malta, huevo y por supuesto azúcar San Carlos, y se puede consumir todos los días en la Plaza Grande, porque como indica Alexandra “no hay quiteño que no se haya deleitado con un rico ponche”.

Y en la Plaza San Francisco frente al Mercado de San Roque, San Carlos llegó a “los helados de Mónica”, preparados por Mónica Guaita quien mantiene viva esta tradición de Quito del dulce helado de paila. Mónica comenta que con su trabajo diario rinde un homenaje a su papá que se dedicó a este oficio por más de 75 años. Mónica empieza su rutina de preparación desde las cinco de la mañana para endulzar los paladares de sus comensales todos los días.

Jofree, Susan y Aníbal, Julio, Mayra, Alexandra y Mónica “comparten dulzura” y se suman a “Gente de mi tierra dulce” pero sabemos que existen muchos más embajadores de la dulzura, por lo que San Carlos invita a todo el país a ayudar a visibilizarlos, nominándolos o inscribiéndose a si mismo a través de la página web de la marca: www.sancarlos.com.ec/comparte-dulzura/. Además, en este micrositio se va a exhibir el perfil de los embajadores con información y contacto para sus negocios, así el público en general tendrá acceso directo para conectarse con ellos.

Este es el compromiso de San Carlos, demostrar que, gracias a la dedicación, solidaridad y esfuerzo de su gente, Ecuador es la tierra más dulce.

La dulzura nace en Marcelino Maridueña y la disfruta todo el Ecuador.
Artículo Anterior Artículo Siguiente